La Política se tomó a Rock al Parque 2017. Gillman por fuera del festival.

El cinco de mayo del presente año se anunciaron las cabezas de cartel del festival de Rock y Metal más importante de Colombia y uno de los “grandes” encuentros musicales de América. Entre las bandas seleccionadas están Death Angel, Lamb of God, Heaven Shall Burn, Nervosa, H2O, Tulipa Ruiz, Como Asesinar a Felipes, Catfish, La Santa Cecilia, Los Espíritus, Kanuka y el Tigre, Sig Ragga, Los Crema Paraiso, Titan, Zhaoze, Los caligaris, 2 Minutos, Macaco, Robi Draco Rosa y Gillman.

No obstante, el reconocido músico venezolano, Paul Gillman, quien es la voz principal y fundador del festival Gillmanfest, fue “des-invitado” (rechazado) de Rock al Parque 2017, al parecer porque el músico es un reconocido simpatizante del Chavismo. Diversas discusiones en torno a la presencia del músico en el festival motivaron al rechazo por parte de los organizadores, creyendo que la posición política traería problemas de seguridad a la banda Gillman.

Sin embargo, los rockeros y metaleros asisten a los festivales para disfrutar la música sin importar las tendencias políticas, religiosas, orientación e identidad sexual de los intérpretes. Tal es así, que en la cultura rockera existen músicos con diversas posiciones políticas y adscritos a partidos políticos que no disminuyen el número de seguidores o ventas por expresar libremente sus puntos de vista y gustos.

Por ejemplo, se conoce mundialmente que dos de los músicos más destacados e importantes del Rock y Metal; Freddie Mercury (Queen) y Rob Halford (Judas Priest) son homosexuales. Por esta condición los rockeros y metaleros no dejaron de asistir a sus presentaciones y menos de comprar sus trabajos musicales. De otro lado, Ted Nugent, músico estadunidense, activo participante del partido Republicano, sigue vigente en el mundo del Rock, sin importar sus opiniones.

A los amantes de la música no les importan las posiciones, gustos e historia criminal de los músicos. Para la muestra, en Colombia, el máximo representante de la música vallenata, Diomedes Diaz, condenado por homicidio y relacionado constantemente con el consumo de cocaína, sigue rompiendo records de venta en todo lo que lleve su nombre y música, es simplemente la doble moral que se acostumbra a llevar en una sociedad hipócrita. Rechazamos los intereses políticos, religiosos o de género que puedan tener las organizaciones, este es un festival de y para la cultura.

En fin, la posición política de cada músico, no deber ser motivo de inclusión o exclusión de ingreso e invitación a ningún festival ni territorio. En una democracia se debe garantizar la libre expresión y posición política sin ser cuestionado, intimidado o discriminado.

La polarización que se vive en Colombia y Venezuela enceguece a sus ciudadanos quienes incautos no reconocen los motivos económicos que se esconden tras los políticos corruptos y dictatoriales.

El músico venezolano quien en varias oportunidades ha presentado su banda Gillman en Colombia, se presentará una vez más este 28 de mayo en un concierto tributo a su fallecido amigo y colega Elkin Ramírez.

 

QUE VIVA LA MÚSICA, GILLMAN EN ROCK AL PARQUE

Deja un comentario